Si pasamos páginas hacia atrás en los libros de Historia, encontramos grandes eventos, el avance no se queda atrás y el automóvil no es la excepción, en esta galería, vamos a hacer un repaso por tecnologías y modelos que llegaron al mundo del automóvil para cambiarlo para siempre. También encontraremos ejemplos fallidos que, simplemente, no funcionaron o no convencieron al gran público.

Primer coche de gasolina

El 3 de Julio de 1886 Benz & Co de la mano de su fundador Karl Benz presento “el motorwagen”, primer vehículo propulsado por un motor de gasolina que solo contaba con tres ruedas.

El motor mono cilíndrico de 954cc. alcanzaba los 18 km/h y tenía una potencia de 0,8 CV. Dos años después su esposa Bertha realizó el viaje más largo hasta la fecha en un automóvil. En agosto de 1888 Bertha, a expensas de su marido, realizó el trayecto entre Mannheim y Pforzheim. Esta última era la ciudad natal de ella.

Primer coche diesel

El Mercedes-Benz 260 D gana el título de primer automóvil diésel fabricado en serie.

Con 45 CV, una velocidad máxima de 100 km/h y un consumo de 9 litros a los 100 km, el automóvil se presentó en el Salón de Berlín de 1936 en la plenitud de la Alemania Nazi.

La fabricación no superó las 2.000 unidades, quizás debido a su alto precio que, comparándolo con el Mercedes 200 y aunque este con una batalla inferior, le superaba en casi 40% el precio.

Una limusina, un sedán de cuatro puertas, un siete plazas pensado para taxis o un dos o cinco puertas descapotable eran las versiones disponibles.

Primer deportivo

En 1886 un piloto ingles llamado Laurence Pomeroy diseño el que podríamos denominar el primer deportivo de la historia, título discutido entre otros fabricantes.

Vauxhall Prince Henry, así se denominaba este deportivo. Fue fabricado en 1911 por la empresa Vauxhall, fábrica donde trabajaba el ingeniero piloto. Con una longitud de 4,05 metros y un peso de 1.250 kilos, el popularmente conocido como C-10 tuvo que ser modificado en tres ocasiones hasta llegar a la unidad definitiva.

Participó en carreras contrareloj en honor del Príncipe Henry de Prusia. Tras su gran éxito, se fabricó para la venta durante tres años. La casa de subastas Bonhams logró un cliente que pagó más de 600.000 euros por él.

Primer coche anfibio

No pasó mucho tiempo desde la aparición del primer automóvil hasta que los ingenieros intentasen trasladar el proyecto al agua, para crear una máquina polivalente capaz de moverse en los dos terrenos.nAunque los primeros inventos datan de 1900, el primer coche capaz de moverse por tierra y mar nació en 1934.

El denominado Bauling Land-Wasser-Auto fue capaz de cruzar el canal de La Mancha. Pocos años después Porsche en la segunda guerra mundial aportó el Jeep Schwimmwagen. Veinte años después, en los sesenta, el Amphicar logró vender más de 4.000 unidades.

El Gibbs Aquada, el Lotus Esprit turbo S1 de James Bond o el Rinspeed Splash fueron algunos modelos que han escrito nuevos capítulos de esta historia.

Primer coche volador

En 1973 el AVE Mizar también conocido como el Ford Pinto Volador se convirtió en el primer coche capaz de alcanzar el vuelo.

Una breve y trágica historia, ya que en ese mismo vuelo y día terminó la aventura.

Actualmente, el proyecto de coche volador está quizás en el momento más cercano a hacerse realidad en este sueño, que ya dura décadas.

Primer cinturón de seguridad

Este invento, capaz de salvar más de un millón de vidas cada década, nació en 1959 de la mano de Nils Bohlin.

De nacionalidad sueca y perteneciente a la marca Volvo, fue el primero en aplicar el cinturón de tres puntos de anclaje. Pero para entender este momento, donde unos de los mejores ejemplos de seguridad pasiva comenzó, debemos retrotraernos a la década de los años treinta, cuando los aviones comenzaron a utilizarlo.

Posteriormente, Ford le dio el salto al automóvil como opción de seguridad. Posteriormente, la evolución del ingeniero sueco fue la que definitivamente se consagró, montándose de serie en sus modelos. Liberando la patente, fueron capaces de globalizar rápidamente el invento, convirtiéndolo en obligatorio y, aunque sufriendo diferentes adaptaciones con las nuevas tecnologías, manteniendo la idea inicial del invento.

Primer air-bag

Una experiencia personal, o mejor dicho, accidental, le hizo al ingeniero americano John Hetrick en los años cincuenta pensar, e inventarse el primer airbag. Pero no tuvo mucha suerte con las marcas.

Es cierto que el balón de aire comprimido y sus sensores no lograban el resultado correcto. Ford no tardó en darse cuenta, y comenzó con el desarrollo de la idea.

En 1968, Ford, con la incorporación de la Universidad de Yale de Estados Unidos, desarrolló el denominado Auto-Ceptor. Finalmente, obtuvimos el sistema que se utiliza a día de hoy y que se ha ido actualizando años después de ser patentado el 23 de octubre de 1971 por Mercedes-Benz.

Diez años después, se instala por primera vez en el Clase S W126, modelo de la misma marca.

Primer coche automático

Si mirásemos hacia atrás, para entender cómo y cuando se posicionaban y utilizaban las cajas de cambio automáticas, no nos creeríamos cómo las marcas y los conductores las admiran y usan todavía hoy.

Sin duda, han pasado de considerarse una forma de conducción insípida, a ser la opción más inteligente y eficiente. Las aportaciones tanto en calidad como en seguridad de conducción, e incluso en salud, para los conductores que están muchas horas al volante, nos hacen pensar que posiblemente se convierta en opción única para un futuro no muy lejano.

Dicho esto, os cuento que fue Thomas J. Sturtevant de Boston quién diseñó la primera transmisión semi-automática de tres velocidades a finales del siglo XIX y que en 1940, el Cadillac Oldsmobile desarrolló la primera transmisión completamente automática que, si bien no fue la primera en inventarse, sí fue la primera en comercializarse.