Llaman a padres de familia a fomentar la lectura y el gusto por los libros a sus hijos desde los hogares

Para fortalecer el gusto por la lectura en niños de la Escuela Primaria Coronel Valerio Trujano de esta ciudad, la Biblioteca Pública Municipal Maestro Rafael Ramírez Castañeda, representó en teatro guiñol los cuentos El lobo más bueno del mundo y Mi día de suerte.

Leticia Vásquez Rico, coordinadora de la biblioteca, dio a conocer que a través del teatro guiñol, se busca que la niñez tenga un acercamiento con los libros, a través de los cuales desarrollan su conocimiento, habilidades y aptitudes, pues la lectura es muy importante para su formación, sobre todo, en edades tempranas.

Es por ello que, en el Día Nacional del Libro, que se estableció por decreto el día 12 de noviembre de 1979, siendo presidente de México José Guillermo López Portillo, realizaron una actividad en la Escuela Primaria Coronel Valerio Trujano.

“En coordinación con directivos y personal docente de la escuela, que cuenta con una matrícula de 600 alumnos, se conmemoró el Día Nacional del Libro, de los cuales 180 participaron en la actividad de narración y presentación de dos cuentos en teatro guiñol”, dijo.

Refirió que este día se decretó en conmemoración del nacimiento de la poeta Sor Juana Inés de la Cruz, quien fue impulsora de la lectura.

Esta celebración busca fomentar la literatura y la lectura en los espacios públicos, instituciones educativas y parques, realizando talleres, así como actividades de fomento a la lectura, charlas literarias infantiles, jornadas de recreación literaria, lecturas en voz alta y presentación de libros, explicó.

Eliberta Flores, docente de primer grado de esta escuela primaria, explicó que a esta edad se trabaja con base en cuentos para propiciar la lectura, escritura y la compresión lectora.

Manifestó que no sólo en la escuela se debe transmitir el gusto por la lectura, sino también en los hogares, ya que un niño que lee puede comprender, desarrollar un texto y participar en clases.

Por esa razón, mencionó que los padres de familia son el principal ejemplo para motivar a sus hijos a leer: “si dedican tiempo para leer con ellos, estos podrían desarrollar el gusto por la lectura con mayor interés”, por lo que los invitó a hacerlo también en sus hogares.