Hagamos la carta a Papá Noel

Estamos a las puertas de la Navidad y es el momento en el empezamos a preparar la carta a  Papá Noel de toda la familia. Si los adultos solemos pedir los mayores caprichos del año, los pequeños no se quedan atrás y reclaman también atención y regalos especiales. Pero en ocasiones es complicado saber elegir qué es lo más apropiado para cada niño, especialmente en la etapa inicial de su desarrollo.

Recién nacido (de 0 a 6 meses)

Desde su nacimiento y hasta los seis meses, aproximadamente, los bebés necesitan algún elemento que les aporte seguridad. Están acostumbrados a estar con sus padres, por lo que es importante ofrecerles un peluche o muñeco blando que les transmita seguridad. Además, son recomendables los arcos de actividad, ya que los colgantes con colores, luz y sonido, ayudan a mejorar su coordinación y fuerza.

Bebés de 6 a 12 meses

Para estos niños es recomendable tener a mano un mordedor. Alrededor de los 6 meses empieza la dentición, por lo que les ayudará en el proceso. Además, los sonajeros potencian su coordinación. Con unos 10 meses pueden empezar a jugar con bloques, mejorando el control de sus manos y brazos.

Entre los 12 y los 18 meses

La carta a Papá Noel  ya puede incluir también libros con fotos e imágenes. Este tipo de libros ayuda a mejorar el desarrollo del lenguaje, asociando este momento con el rato de irse a dormir. Además, darles juguetes que puedan arrastrar, tipo cochecitos, le anima a moverse.

De 18 a 24 meses

Este es el momento de mayor actividad para los niños más pequeños, por lo que una mesa de actividades sobre la que puedan pulsar interruptores o diversas piezas potenciará su coordinación. La música es otro de esos elementos con los que los niños siempre se sientes a gusto. Pedir  a Santa CDs con música infantil ayudará a fomentar el desarrollo del lenguaje y la memoria.

De 24-36 meses

Los juegos más habituales consisten en la imitación de las personas que tienen a su alrededor. Herramientas de plástico, objetos de cocina o un carrito de limpieza, por ejemplo, son juguetes con los que los pequeños de la casa podrán fingir que son alguien conocido. Además, en esta edad los niños empiezan a expresarse con un vocabulario limitado y adaptado a sus capacidades, por eso es recomendable que tengan libros para colorear y papel y pinturas para dibujar, ya que fomenta su capacidad de comunicación.

A partir de los 3 años, y hasta los 5 aproximadamente

Es recomendable también introducir juguetes de fantasía como disfraces, trucos de magia o superhéroes, ya que es el momento perfecto para que los pequeños de la casa jueguen a ser sus personajes preferidos. Si además, pedimos a Papá Noel juegos de mesa adaptados siempre a su edad, les enseñaremos poco a poco cómo potenciar la cooperación y relacionarse con otras personas.

Si tus hijos ya tienen 5 años y, al menos, hasta los 8

Lo más recomendable es hacerles ver que en su lista de peticiones no deberían faltar los juegos de mesa y los juguetes que fomenten la realización de deportes, sobre todo si son para practicar en equipo (balones, equipaciones, raquetas…). Además, es la edad perfecta para aprender a montar en bici o patinar, y por tanto el momento idóneo para pedir la ansiada bicicleta o los patines de última moda. Pero si lo que les gusta a nuestros pequeños son las actividades más sesudas, un kit de juegos científicos para disfrutar convirtiéndose en el nuevo CSI del colegio, que además, ayudará a potenciar su desarrollo cognitivo y creatividad será el regalo estrella de la Navidad.

Con estos consejos seguramente los Papá Noel acertará de pleno con los regalos para los más pequeños. Consejos sencillos con los que la familia al completo disfrutará de la Navidad.