Ubicado en un impreciso horizonte (“sobre todos los aires”), Tamoanchán era la imagen del paraíso en varias culturas prehispánicas de Mesoamérica. Se le visualizaba como lugar de destino, pero también como punto de origen.

De acuerdo con algunas versiones allí se originó el hombre y se creó el pulque. Se decía también que era morada de algunos dioses, como la hermosa Xochiquetzal, deidad tutelar de la belleza, el amor y la virtud de las mujeres solteras.

Xochiquetzal diosa del amor

De acuerdo a sus raíces etimológicas, la mítica ciudad de Tamoanchan, en maya, refiere al “lugar del gavilán serpiente” “ta” lugar, “moan” gavilán y “chau” serpiente.

En idioma téenek Famanchan es el “sitio del árbol del inframundo”. “Ta” lugar, moan, gavilán (ave del inframundo) “che,”, árbol, “cha” casa o lugar. Finalmente, en el ámbito náhuatl Tamoanchan sería “la morada del descenso” “Tamoa” descenso “an” donde y “chan” casa.

Comparte con tus amigos