Con la llegada del coronavirus ha cambiado radicalmente nuestra forma de relacionarnos con los demás. Atrás quedaron los saludos con besos, el contacto físico o las reuniones multitudinarias. De igual modo, las fiestas, celebraciones y cumpleaños también han cambiado para adaptarse a esta nueva realidad.

Durante el confinamiento fueron muchos los niños que celebraron sus cumpleaños de forma telemática, pero ahora es posible hacerlo en compañía de sus amigos si se tienen en cuenta una serie de medidas.

Aunque oficialmente no hay ninguna recomendación sobre cómo celebrar un cumpleaños de forma segura, te compartimos algunos consejos que podrían ayudarte a la hora de preparar una fiesta de cumpleaños infantil en tiempos de COVID.

Número de niños muy reducido

Se acabaron los cumpleaños multitudinarios con decenas de amiguitos, hermanos, primos y padres de niños juntos en el mismo espacio. Con el COVID circulando, cuantas menos personas nos reunamos mucho mejor será para evitar la propagación del virus en caso de que alguien estuviera contagiado y no lo supiera.

De hecho, las autoridades apelan a la responsabilidad ciudadana a la hora de juntarnos en reuniones sociales, estando incluso prohibidas en algunas comunidades autónomas las reuniones en espacios públicos y privados de más de 10 personas.

Mejor al aire libre

Los expertos insisten en que a la hora de reunirnos es preferible optar por hacerlo al aire libre antes que en espacios cerrados, pues al circular el aire sin ninguna restricción las posibilidades de contagio se minimizan.

En caso de no poder celebrar la fiesta al aire libre y tener que recurrir a un espacio interior, debemos optar por lugares con ventilación continua y en donde nos aseguren que cumplen con todos los protocolos y medidas de prevención anti-covid.

Uso de mascarillas y distancia interpersonal

En nuestro país las mascarillas son obligatorias a partir de los seis años, y recomendables en espacios públicos entre los tres y los cinco años. Es importante que los padres enseñemos a nuestros hijos a usarlas correctamente para protegernos del virus, cuyo contagio se produce a través de las pequeñas gotitas que expulsamos al hablar, toser o estornudar.

Recordamos que los niños menores de dos años nunca deben usar mascarilla por el riesgo de asfixia que supone en ellos. También están exentos de llevarla las personas con enfermedad o dificultad respiratoria, con discapacidad o dependencia, o mientras se realizan actividades con las que no sea compatible.

Es importante también tener presente que el uso de mascarillas no excluye el hecho de tener que guardar la distancia interpersonal de al menos un metro y medio, salvo que se trate de personas convivientes.

Opta por comida individual

Antes del coronavirus, los invitados que asistían a un cumpleaños infantil merendaban todos sentados alrededor de la misma mesa, compartiendo la misma bandeja de sándwiches, snacks, frutas o dulces. Además, las botellas de zumos o refrescos eran comunes a todos, y los niños se iban rellenando sus vasos conforme se acababa su bebida.

Ahora hemos de pensar en ideas que nos permitan prescindir del buffet, pudiendo además asegurar la distancia interpersonal durante la comida. En este sentido, las bebidas y alimentos envasados de forma individual son la mejor alternativa.

A la hora de comer, podemos sentar a los niños en círculo en una gran manta sobre el suelo, a un metro y medio de distancia entre ellos. Por supuesto, todos los utensilios y menaje serán de usar y tirar, y para evitar confusión e intercambio con las botellas o bricks de bebidas (aunque si se mantiene la distancia esto sería poco probable), podemos rotular los envases con la inicial del nombre del niño.

Las velas de la tarta y canción de ‘cumpleaños feliz’

Otra de las medidas básicas a la hora de celebrar un cumple seguro es que los niños no soplen las velas sobre la tarta que todos los invitados van a tomar.

Para no quitarles la ilusión de este emotivo momento podemos proceder a cortar un trocito de tarta para el cumpleañero y colocar las velas exclusivamente en su porción. Después, guardando la máxima distancia posible con el resto de niños (pues los investigadores aseguran que si soplamos con fuerza las gotículas que se desprenden pueden llegar a superar los dos metros), el homenajeado podrá soplar las velas.

En cuanto a cantar ‘cumpleaños feliz’, investigadores de aerosoles de la Universidad de Lund, en Suecia, aconsejan no hacerlo, pues al cantar (especialmente cuanto más alto se hace) se esparce un mayor número de gotas que quedan suspendidas en el aire, pudiendo propiciar el contagio con mayor facilidad. No obstante, si decidimos cantar la conocida canción hemos de hacerlo siempre con mascarilla y la máxima distancia interpersonal posible.

Lavado y desinfección de manos

Esta regla es básica y todos la conocemos, pero no está de más recordarla. El lavado de manos no solo es imprescindible para prevenir el contagio por coronavirus, sino para evitar la transmisión de cientos de enfermedades más.

Debemos tener presente que los geles de alcohol desinfectan cuando las manos están limpias, por lo que si apreciamos suciedad visible hemos de lavarlas antes con agua y jabón. Una idea para poder recurrir a este sistema cuando estamos al aire libre es llevarnos un bidón de agua y botes de jabón individuales, y secarnos después con toallas de papel desechables.

Juegos para niños

En cuanto a los juegos infantiles que podemos llevar a cabo para amenizar la fiesta, de nuevo toca sacar a pasear nuestro lado más creativo para que los niños puedan disfrutar sin riesgo. Hemos de evitar juegos que impliquen contacto físico o no permitan respetar la distancia interpersonal, así como juegos en los que haya que compartir los mismos objetos.

Si estamos en el campo, una actividad que nunca falla es dejar a los niños a su libre albedrío disfrutando de la naturaleza, arrojando piedrecitas a un riachuelo, recolectando palos, frutos secos o flores, o haciendo pequeñas construcciones de manera individual. Después, deberemos lavarles bien las manos con agua y jabón.

Atendiendo a las recomendaciones que acabamos de dar, sería aconsejable evitar las siguientes situaciones:

Compartir objetos o juguetes, así como disfraces o prendas de ropa.

Evitar actividades o momentos que impliquen la congregación de los niños sin guardar la debida distancia. Así, por ejemplo, podría ser recomendable no abrir los regalos de cumpleaños en público, evitar piñatas o prescindir de tartas demasiado llamativas visualmente hablando.

Y por último, aunque realmente esta es la regla más importante de todas, nunca debemos llevar a nuestro hijo a un cumpleaños si tiene fiebre o síntomas de la enfermedad.