Con un gesto inocente podemos hacer intensamente felices a nuestros hijos, una sonrisa, un pequeño juego, leerles un cuento por la noche… Hay cosas no materiales que no nos cuestan nada, pero que para nuestros peques significan un mundo de felicidad. Son acciones y gestos del día a día que fomentan la unión familiar y, a la vez, hacen que nuestros hijos se sientan amados. 

Dicen que la felicidad está en  los pequeños detalles y que solo es cuestión de buscarla y encontrarla. Los padres jugamos un papel muy importante en este camino que inician nuestros hijos y podemos aportarles mucho con muy poco.

Una base social y emocional fuerte a una edad temprana impacta poderosamente en la actitud positiva y el comportamiento en el futuro de los niños, sus rendimientos académicos, sus carreras profesionales y sus resultados de salud como adultos.

19 pequeños detalles de los padres que significan mucho para los niños.

1. Leerles un cuento por las noches

No hay nada más gratificante para un pequeño que mamá o papá les dedique ese pequeño espacio de tiempo para leerles un bonito cuento. Quizás ya lo haces todas las noches, pues has de saber que para ellos significa muchísimo.

2. Escuchar lo que tengan que contar

Ya sea una anécdota, una historieta inventada, lo que ha pasado en su caricatura preferida…. El hecho de escucharles y prestarles un poco de atención les hace intensamente felices. Es algo que necesitan sentir y a ti no te cuesta nada hacerlo por ellos.

3. Irles a buscar al colegio

Si no puedes hacerlo siempre, el día que puedas, hazlo, porque se sentirán los niños más felices y agradecidos del mundo. Si lo haces habitualmente, ten por seguro que lo valoran más de lo que crees. Para ellos es muy importante sentir esa seguridad al salir de la escuela.

4. Sorprenderles de vez en cuando

Si ya has probado a sorprender a tus pequeños, seguro que recuerdas su cara de emoción. Puede ser con un regalo, una salida familiar o simplemente con su merienda favorita.

5. Agradecer algo que han hecho

Por ti, por sí mismos, por los demás… de vez en cuando dale las gracias por algo que hace, ¡se sentirá importante y valorado!

6. Hacerles su desayuno favorito… ¡y entre semana!

Muchos niños adoran los fines de semana porque pueden desayunar algo especial junto a su familia. Pero si además le añades la sorpresa de hacerlo entre semana, les harás el doble de feliz.

7. Dejarles notitas en sus libros

Una notita que diga que tenga un bonito día y que le quieres es un detalle que le hará muy feliz. Más si no se lo espera y cuando abra sus libros de la escuela se lo encuentre.

8. Hacerles la cama (o alguna de sus tareas asignadas)

Es importante que los niños aprendan a colaborar en casa, ya que aporta muchos valores, como el respeto por el espacio común,  la importancia del trabajo o la ayuda al prójimo. Pero cuando llega de la escuela y se encuentra que ese día mamá o papá le ha hecho la cama, se sentirá el ser más feliz y agradecido.

9. Reconocer sus logros

Dedica al menos una vez a la semana a reconocer algún logro reciente, puede ser desde haberse cepillado los dientes todas las noches él solo, hasta haber sido respetuoso con su hermana. El hecho de valorar a nuestros pequeños es muy importante para ellos.

10. Jugar un ratito a lo que ellos quieran

No siempre tenemos tiempo de hacerlo, pero simplemente 15 o 30 minutos serán suficientes para que tus peques se sientan especiales y amados.

11. Divertirse durante la comida

Contando chistes, alguna anécdota divertida, jugando algún juego compatible con la comida (juegos de palabras, etc). Se divertirán mucho, disfrutarán de estar en familia y, contrario a lo que muchos piensan, comerán mucho mejor.

12. Contar con ellos

Para hacer alguna actividad familiar o decidir algo, es muy importante hacerles sentir parte de la familia y de las decisiones familiares, permíteles también dar su opinión.

13. Hablar con sus maestros

El hecho de que te molestes en hablar con sus maestros para ver qué tal van es un gesto importante para ellos, pues se sienten queridos y valorados.

14. Confiar en lo que dicen

A veces nos cuesta mucho creerles, pero hay que hacer un pequeño esfuerzo, porque ellos se sentirán seguros de su familia si sus padres creen o participan en lo que cuentan. Si cuentan una anécdota exagerada, deja que desarrollen su imaginación, no pasa nada.

15. Ayudarlos en sus tareas

Incluso aunque las sepan hacer, es algo que los niños, sobre todo los más pequeños, valoran mucho de sus padres, ya que les ofrece atención y seguridad emocional.

16. Dejar que se prueben tu ropa (e incluso que la usen si ya les queda más o menos bien)

Los niños adoran usar las cosas de mayores, mucho más si son de sus padres, deja que se prueban la ropa de papá o de mamá, se divertirán mucho y les ayudará a ir afianzando su personalidad.

17. Pedirles opinión sobre algo

Para ellos es muy importante saber que su opinión cuenta. Por ejemplo, pregúntale qué quieren comer o elegir entre otras cosas el destino de las próximas vacaciones.

18. Abrazarlos sin razón alguna

Un buen apapacho inesperado despertará la sonrisa de cualquiera. Y es que no olvidemos que debemos cultivar y fomentar el efecto sorpresa en los niños.

19. Decirles lo maravillosos que son, y lo feliz que te hacen, lo mucho que los quieres…

Para ellos es muy importante conocer cuál es su rol afectivo con respecto a sus padres y poder escuchar de papá y mamá lo mucho  que los aprecian y aman.